Hablemos de nuestro cuerpo

Es importante considerar que cada uno de los conceptos que menciono a continuación ameritan un desarrollo específico y profundo como tema, pero aquí pretendo dar una idea conceptual de lo que hace a una vida sana, libre de toxicidad, limpia, que actúa en pos de nuestra salud integral.

En las sesiones individuales se abordan temas específicos de alimentación, hábitos y temas personales y puntuales de cada persona, cuerpo, y alma;  sobre todo si hay patologías presentes que requieren de un enfoque particular.  

Tanto la alimentación como los hábitos requieren en cada humana algo distinto.  

Somos un cuerpo, un alma, y una historia, cada mujer es única y propia.  

Pero aquí van algunos conceptos generales que solo aportan un bien a tu vida…

  • Que tu alimentación este compuesta en mayor parte por alimentos naturales, que provengan de la tierra y no hayan sido sometidos a ningún proceso (frutas, verduras, raíces, semillas, etc).  
  • Que puedas consumir una gran parte de alimentos ¨crudos¨, ya que conservan su aporte nutricional y sobre todo vibracional, sin verse alterados por la temperatura de la cocción.  
  • La alimentación basada en verduras y frutas es una alimentación limpia (entra al cuerpo, nutre y no deja toxicidad o putrefacción). 
  • Que tu alimentación sea libre de comida procesada, ya que contiene muchos ingredientes químicos artificiales como saborizantes, colorantes, conservantes, etc., que perjudican tu microbioma, y es ahí donde se encuentra gran parte de nuestro sistema inmune.
  • Que puedas reducir al máximo, o idealmente eliminar los alimentos pro-inflamatorios (lácteos de origen animal, gluten, azúcar refinada, sal de mesa refinada). 
  • Que tu medicina sea una combinación de tu alimentación y tus plantas. Las hierbas pueden brindarte una potente medicina si tomas el hábito de utilizarlas.
  • Que tu rutina diaria incluya estas acciones: meditar, mover el cuerpo, sonreír. Adicionalmente a estas acciones, agrega algo, cualquier cosa, pero al menos una, que te cause mucho placer.
  • Que tu sueño sea profundo, que logres levantarte cada mañana sintiendo el  descanso de la noche.   El nivel de energía cuando te levantas dice mucho de tu salud y lo que esta viviendo tu cuerpo. 
  • Que puedas ayunar.  El desayuno a primera hora de la mañana no sólo no es necesario como se menciono durante muchos años, sino que perjudica los ritmos biológicos naturales del cuerpo para que pueda activar sus mecanismos naturales de detoxificacion (deshacerse las toxinas y residuos que el cuerpo no necesita).   Intenta retardar el consumo de la primer carga de alimento sólido al menos unas horas, y no comas en cuanto te levantas.  (Para profundizar sobre todos los tipos de ayunos, por favor consultar mediante una sesión individual).
  • Incluir consumo de Superalimentos (superfoods).  Son alimentos de origen natural que tienen la particularidad de aportar un alto poder nutricional y medicinal consumiendo poca cantidad.  Algunos ejemplos son: cúrcuma, jengibre, maca, cacao, canela, algunas algas, algunas hierbas específicas, aloe vera, etc). 

Siempre consultar antes de consumir ciertos superalimentos, dado que hasta los mejores alimentos pueden no ser sugeridos en determinadas patologías.

  • Que puedas depurar tu organismo.  La depuración corporal es muy importante para asegurar el orden corporal interno. El organismo muchas veces pierde la capacidad de utilizar eficientemente sus mecanismos naturales de funcionamiento por el desorden y desequilibrio interno (aquí se podrían mencionar muchísimas casusas), y es cuando comienzan los mecanismos de compensación. El cuerpo tratará siempre de mantenernos con vida, y por tal motivo intentará compensar deficiencias o desequilibrios, pero en algún momento surge la saturación de los sistemas y ya se pierde la capacidad de compensación.  Para no llegar a esos niveles de desequlibrio es fundametal observar tu día a día, tu estilo de vida, tus hábitos, y tu estado mental, físico y emocional (esos son indicadores muy precisos de los desequilibrios que pueden estar ocurriendo). 
  • Que puedas escuchar a tu cuerpo y conectarte contigo.  El cuerpo es claro, es preciso, habla en el momento justo.  A veces cuando no logramos escucharlo, cambia su lenguaje y va hablando cada vez mas alto, hasta que logramos o decidimos escuchar.  Conecta hacia adentro.

Paso a paso. Un día a la vez.  

Caminemos Juntas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba
Selecciona moneda
USD Dólar de los Estados Unidos (US)