El rol del Oxígeno en el cuerpo

La anaerobia interna (carencia de oxígeno en el ambiente corporal interno) es el factor causal de la mayoría de los problemas de salud.

Es muy importante comprender la función del oxígeno, los inconvenientes que genera su carencia y las herramientas disponibles para revertir el problema.

El oxígeno es el elemento que compone el 65% de nuestra estructura física.

Cuando hablamos de la función orgánica y celular, todo gira en torno al oxígeno.  Es el elemento esencial en los procesos de respiración de la mayor parte de las células vivas.

Es uno de los elementos más importantes de la química orgánica, indispensable en todo ser vivo, y esencial en la respiración celular de los organismos aeróbicos, como nosotros los humanos.

Todas las células del cuerpo humano precisan del oxígeno para poder vivir, porque interactúan con elementos químicos, nutrientes, vitaminas y minerales para que el organismo obtenga adecuados niveles de energía.

Pero el cuerpo no puede almacenar oxígeno, por lo tanto, es necesario abastecer las células con un suministro regular de oxígeno.

Por eso es tan importante adquirir una adecuada respiración por ejemplo, aunque esto no es todo.

Cada inhalación contiene normalmente 21% de oxígeno; de esta cantidad el organismo utiliza (16%) para generar energía y el resto es expulsado cuando exhalamos.

Es sabido que el organismo puede trabajar con algunas carencias; el ser humano puede resistir sin alimento varias semanas, sin agua, varios días, pero solamente puede sobrevivir unos minutos sin oxígeno. Al no recibir la cantidad adecuada de oxígeno, las células comienzan un deterioro importante, y de no recibir oxígeno mueren definitivamente.

Uno de los síntomas más comunes de falta de oxigenación, es sentirse desganado, mareado o con la necesidad de bostezar constantemente. Esta simple falta de oxígeno en el organismo, provoca pérdida de concentración, problemas de aprendizaje y malestar en general; y vemos como sencillamente podemos remitir esos síntomas con una simple caminata al aire libre.

El sistema respiratorio es también sensible a los niveles de acidez corporal, influyendo sobre las funciones cerebrales, que a su vez controlan la respiración.

Existe una importante relación entre la cantidad de oxígeno que maneja el organismo y el metabolismo del sistema digestivo. Más oxígeno tenga disponible el organismo, mejor funcionará el proceso digestivo.

RESPIRACION

Todos los procesos de la vida están relacionados a procesos de oxidación y reducción.  Cada célula de nuestro cuerpo depende de la sangre para ser provistas de oxígeno. La cantidad de oxígeno en la sangre que circula por las arterias, determina la vitalidad y la salud celular,  y estas condiciones dependen del aporte de oxígeno a través del fluído sanguíneo.

Si la respiración es defectuosa, no se oxigena bien la sangre.

La buena respiración también activa el sistema linfático, que es un componente clave de nuestro organismo porque es una vía de eliminación de las toxinas y parte esencial de nuestro sistema inmunológico.

Otro aspecto importante al analizar la cuestión de la oxigenación orgánica, tiene que ver con las numerosas parasitosis internas. Es clave comprender que la mayoría de nuestros parásitos son seres anaeróbicos, o sea que en su metabolismo no utilizan oxígeno porque es un elemento que les resulta tóxico. Esto nos deja claro que un ambiente carente de oxígeno beneficiará la existencia y crecimiento de parásitos.

La presencia de tóxicos ambientales, el hábito del cigarrillo y el estilo de vida sedentario; hacen que  la respiración se nos haga más lenta y superficial.

A todo ello se suma la reducción de oxígeno en las aguas potabilizadas (el cloro elimina oxígeno) y entubadas (no tienen contacto con el aire).

Pero lo más importante es la significativa disminución del oxígeno alimentario, a causa del alto consumo de alimentos cocinados y procesados.

La cocción reduce el natural contenido de oxígeno de los alimentos crudos. Por su parte, la necesidad de conservación en la industria, estimula el uso de procesamientos que incrementan la deficiencia de oxígeno en los alimentos.

Otro gran daño al aporte de oxígeno en el cuerpo es el uso cotidiano de fármacos (antibióticos, medicamentos en general) que dañan las bacterias aeróbicas (productoras de oxígeno) de la flora intestinal.

Además de generar el buen desarrollo de las benéficas bacterias aeróbicas, el adecuado nivel de oxígeno interno tiene fundamental importancia en la correcta función tiroidea, en el equilibrio hormonal y en la eficiencia inmunológica”.

Todo lo mencionado, termina provoncando un cuadro de ensuciamiento o intoxicación corporal crónica, donde conviven la anaerobia, la acidosis y el bajo nivel vibracional.

OXIGENO Y ALIMENTOS: La importancia de comer alimentos crudos ¨sin cocción¨

Además del aire, también recibimos oxígeno en nuestra cadena alimentaria a través de los vegetales frescos y crudos.

Los alimentos fisiológicos (frutas, hortalizas) aportan gran cantidad de agua,  oxígeno y un alto poder nutricio.

Para combatir el estado de anaerobia (carencia de oxígeno interno), debemos nutrirnos con alimentos fisiológicos, evitando la cocción tanto como sea posible.

MOVIMIENTO Y RESPIRACION: La respiración profunda

Incrementar la actividad física: caminar, correr, pedalear, nadar, etc. La mejor actividad física es siempre “aquella que se hace”. Lo importante es el ritmo (algo cada día) y la continuidad (todos los días). Por ello es recomendable ponerse metas pequeñas pero sustentables en el tiempo.

La respiración es un excelente medio de autorregulación física y psíquica, porque incide sobre los estados emotivos y permite canalizar las emociones.

Además de las caminatas, temprano en la mañana, es muy recomendable realizar  respiraciones profundas (oxigenan), una serie de movimientos de chi kung (movilizan la energía) y luego una serie de asanas de yoga (posturas y contraposturas). Con apenas 40 minutos, uno queda listo para la actividad cotidiana, habiendo movilizado y oxigenado el organismo, cosa que complemento luego con 30 minutos de caminata a buen ritmo.

LA RELAJACIÓN

Así como debemos depurar la estructura orgánica y utilizar el alimento más fisiológico posible, también debemos considerar  la relajación, ya que el estrés es una condición que promueve la anaerobia interna y por tanto el caldo de cultivo ideal de las modernas enfermedades.

El Dr. Bruce Lipton (biólogo celular de Harvard) en su clásico libro “La biología de la creencia”, lo expone de manera muy sencilla

Nuestro sistema nervioso autónomo se compone a su vez de los sistemas simpático y parasimpático. En circunstancias normales, las células están bajo la influencia del sistema parasimpático y llevan adelante sus funciones habituales, estando “abiertas”, o sea permeables para recibir oxígeno, absorber nutrientes y eliminar desechos.

En este escenario, que debería ser nuestro estado natural, los abordajes oxigenantes funcionan, ya que la célula está en condiciones de recibir oxígeno.

Por el contrario, cuando estamos sometidos a una situación estresante (generalmente convertimos algo en estresante, más que nada por una distorsionada percepción de las cosas), el control pasa a manos del sistema nervioso simpático, que nos prepara eficiente y fisiológicamente para la reacción de “luchar o escapar”.

Además de cientos de cambios químicos (incremento del pulso, dilatación de pupilas, vasoconstricción, etc), lo que aquí nos interesa es el “cierre” de las células, cuya membrana se hace impermeable, en preparación a la respuesta biológica. Esto hace que la célula sea incapaz de recibir oxígeno, aunque este elemento fluya en abundancia; esto explica la dificultad de supervivencia de la célula en un ámbito de estrés sostenido (crónico).

En condiciones normales, el evento estresante (peligro real) ocurre en contadas ocasiones y por períodos breves, frente a los cuales la incorrecta función celular tiene efectos casi intrascendentes. Ahora bien, si la situación de estrés es causada por una percepción distorsionada de la realidad (creencias, suposiciones, temores, etc), los periodos se hacen abundantes y crónicos. Entonces el “bloqueo” celular se convierte en un gran problema cotidiano, ya que la célula no recibe oxígeno, no absorbe nutrientes, no elimina desechos y no cumple con su función básica ni puede reproducirse saludablemente.

Conclusiones:

  • Incluye la mayor cantidad de alimentos crudos a diario (frutas, verduras y semillas)
  • Incorpora una rutina de respiración profunda a diario
  • Mueve el cuerpo con actividades aeróbicas
  • Contacta con la naturaleza
  • Relaja tu mente

Hablemos de nuestro cuerpo

Es importante considerar que cada uno de los conceptos que menciono a continuación ameritan un desarrollo específico y profundo como tema, pero aquí pretendo dar una idea conceptual de lo que hace a una vida sana, libre de toxicidad, limpia, que actúa en pos de nuestra salud integral.

En las sesiones individuales se abordan temas específicos de alimentación, hábitos y temas personales y puntuales de cada persona, cuerpo, y alma;  sobre todo si hay patologías presentes que requieren de un enfoque particular.  

Tanto la alimentación como los hábitos requieren en cada humana algo distinto.  

Somos un cuerpo, un alma, y una historia, cada mujer es única y propia.  

Pero aquí van algunos conceptos generales que solo aportan un bien a tu vida…

  • Que tu alimentación este compuesta en mayor parte por alimentos naturales, que provengan de la tierra y no hayan sido sometidos a ningún proceso (frutas, verduras, raíces, semillas, etc).  
  • Que puedas consumir una gran parte de alimentos ¨crudos¨, ya que conservan su aporte nutricional y sobre todo vibracional, sin verse alterados por la temperatura de la cocción.  
  • La alimentación basada en verduras y frutas es una alimentación limpia (entra al cuerpo, nutre y no deja toxicidad o putrefacción). 
  • Que tu alimentación sea libre de comida procesada, ya que contiene muchos ingredientes químicos artificiales como saborizantes, colorantes, conservantes, etc., que perjudican tu microbioma, y es ahí donde se encuentra gran parte de nuestro sistema inmune.
  • Que puedas reducir al máximo, o idealmente eliminar los alimentos pro-inflamatorios (lácteos de origen animal, gluten, azúcar refinada, sal de mesa refinada). 
  • Que tu medicina sea una combinación de tu alimentación y tus plantas. Las hierbas pueden brindarte una potente medicina si tomas el hábito de utilizarlas.
  • Que tu rutina diaria incluya estas acciones: meditar, mover el cuerpo, sonreír. Adicionalmente a estas acciones, agrega algo, cualquier cosa, pero al menos una, que te cause mucho placer.
  • Que tu sueño sea profundo, que logres levantarte cada mañana sintiendo el  descanso de la noche.   El nivel de energía cuando te levantas dice mucho de tu salud y lo que esta viviendo tu cuerpo. 
  • Que puedas ayunar.  El desayuno a primera hora de la mañana no sólo no es necesario como se menciono durante muchos años, sino que perjudica los ritmos biológicos naturales del cuerpo para que pueda activar sus mecanismos naturales de detoxificacion (deshacerse las toxinas y residuos que el cuerpo no necesita).   Intenta retardar el consumo de la primer carga de alimento sólido al menos unas horas, y no comas en cuanto te levantas.  (Para profundizar sobre todos los tipos de ayunos, por favor consultar mediante una sesión individual).
  • Incluir consumo de Superalimentos (superfoods).  Son alimentos de origen natural que tienen la particularidad de aportar un alto poder nutricional y medicinal consumiendo poca cantidad.  Algunos ejemplos son: cúrcuma, jengibre, maca, cacao, canela, algunas algas, algunas hierbas específicas, aloe vera, etc). 

Siempre consultar antes de consumir ciertos superalimentos, dado que hasta los mejores alimentos pueden no ser sugeridos en determinadas patologías.

  • Que puedas depurar tu organismo.  La depuración corporal es muy importante para asegurar el orden corporal interno. El organismo muchas veces pierde la capacidad de utilizar eficientemente sus mecanismos naturales de funcionamiento por el desorden y desequilibrio interno (aquí se podrían mencionar muchísimas casusas), y es cuando comienzan los mecanismos de compensación. El cuerpo tratará siempre de mantenernos con vida, y por tal motivo intentará compensar deficiencias o desequilibrios, pero en algún momento surge la saturación de los sistemas y ya se pierde la capacidad de compensación.  Para no llegar a esos niveles de desequlibrio es fundametal observar tu día a día, tu estilo de vida, tus hábitos, y tu estado mental, físico y emocional (esos son indicadores muy precisos de los desequilibrios que pueden estar ocurriendo). 
  • Que puedas escuchar a tu cuerpo y conectarte contigo.  El cuerpo es claro, es preciso, habla en el momento justo.  A veces cuando no logramos escucharlo, cambia su lenguaje y va hablando cada vez mas alto, hasta que logramos o decidimos escuchar.  Conecta hacia adentro.

Paso a paso. Un día a la vez.  

Caminemos Juntas!

La salud, un reflejo de tu YO interior

La ciencia ha demostrado lo que sabíamos desde hace mucho. 

Tú tienes el poder de sanarte.

  • Te regalo una guía para que hagas una evaluación de tu salud. Dedica unos minutos, marcando las afirmaciones con las que resuenas.
  • Me siento bien conmigo misma, tal como soy ahora.
  • Me siento bien con mi cuerpo, no estoy siempre pendiente de que tengo que arreglarle o cambiarle algo.
  • No me preocupa ningún síntoma; es decir no tengo dolores crónicos, molestias, adicciones, o suelo estar baja de ánimo.
  • Me gusto, y me gustan las otras personas, no me quejo de la vida ni de las personas que me rodean.
  • Hay tranquilidad en mi vida y parece que todo fluye fácilmente.
  • Me siento conectada con la naturaleza y con las otras personas.
  • Elijo alimentos y bebidas que son saludables para mi cuerpo y que me hacen sentir bien.
  • No tomo medicamentos.
  • Siento que hay equilibrio en mi vida, estoy cómoda y no me agobia el trabajo, las cosas pendientes o el estrés.
  • Doy y recibo por igual, es decir no siento que doy demasiado y que no recibo nada a cambio.
  • Tengo buenas relaciones con las personas en las que confío y con las que sé que puedo contar. 
  • Siento que me cuido muy bien.
  • Tengo un sistema de guía interno en el que puedo confiar.

¿Cómo te ha ido? 

Si marcaste una o más, ¡felicidades!  

Habrás notado seguramente que hay lugar para mejorar, siempre.  

Aquí comienza el viaje…

Empieza por el primer gran paso.  Cambia tu perspectiva sobre la salud.

Si tienes una dolencia crónica, o atraviesas una situación de estrés y no sabes que más hacer, tómate un minuto. 

Cuando no sepas que hacer, concéntrate en el amor. 

Coloca las manos sobre tu corazón y siente su latido.  Respira profundo.  Siente tu cuerpo. Respira profundo dirigiendo la respiración hacia el interior de tu cuerpo e invítalo a que se relaje… cada músculo, cada célula, relájate.

Ahora concéntrate en el sentimiento del amor.  Si no sabes como empezar, piensa en una mascota o en un ser querido y observa como te sientes.  Interioriza ese sentimiento en tu cuerpo.  

Sigue respirando profundo y lleva ese sentimiento a todas tus células a través de la respiración.  Imagina que ese sentimiento te envuelve. 

Dale un color si lo prefieres, verde, rosa, blanco, o cualquier otro que te haga sentirte a gusto. Déjate envolver por ese sentimiento de amor. 

Haz esto durante 5 minutos cada día, al despertarte y al acostarte.  Puedes empezar con 1 minuto, e ir alargando el tiempo con los días.

La magia herbal y los poderes espirituales de las plantas

Las plantas tienen la virtud y poder de actuar a nivel tanto medicinal como energético en nuestro cuerpo.

Hoy quiero contarte sobre algunos poderes de las hierbas, mas allá de los que usualmente conocemos y aplicamos.

Existen hierbas y plantas especiales que nos aportan mucho más que una curación física, también poseen poderes curativos espirituales, también nos apoyan a nivel energético. 

Cuando te tomas el tiempo de prepararte una taza de infusión de hierbas, te estás regalando un momento para ir hacia adentro, escuchar la voz de tu intuición y conectarte con un espacio mágico dentro de ti.

Para obtener el mayor poder curativo espiritual, prepáralo durante al menos 5 minutos, en agua hirviendo. 

(Una regla general es una cucharadita de hierba por cada taza de agua).

Conozcamos algunas de las más poderosas hierbas y sus poderes espirituales…

Lavanda… Una hierba legendaria rejuvenecedora que relaja la mente, silencia la voz del ego. Hermosa para antes de una meditación, despierta la intuición y trae una comprensión espiritual mas profunda.

Caléndula… La caléndula trae sanación y activa tus habilidades curativas innatas.  Además, repara tu campo energético y brinda protección. 

Manzanilla… ayuda a atraer la abundancia, relaja tu energía, ayuda a relajarte y dejar que todo fluya.

Menta… poderosa para motivarte e inspirarte, Te trae nuevas ideas creativas, aclara la mente.  Te da confianza y autoestima. 

Té de Rosas… un té herbal espiritual muy antiguo. Abre tu corazón, atrae la compasión, la curación y el amor. Tu lenguaje se vuelve muy consciente.

Tomillo… abre tus centros de comunicación. Te ayuda a hablar y escribir con pasión y propósito.

Romero… tiene una energía hermosa. Elimina los pensamientos no deseados, ayuda a la concentración.

Limpieza emocional, curación del pasado

La curación puede producirse en el presente sólo cuando nos permitimos sentir, expresar y liberar emociones del pasado que hemos reprimido o tratado de olvidar.  Esto es el drenaje emocional.

En la medicina tradicional, cuando hay un absceso, hay que abrirlo con un corte y hacer salir el pus.  El dolor desaparece casi de inmediato y luego de eso puede formarse tejido nuevo y sano donde estuvo el absceso. 

Lo mismo sucede con las emociones, porque también se encierran entre paredes, causan dolor y absorben energía si no las experimentamos y liberamos.

Dado que nuestra cultura venera el dominio de las emociones, y engrandece el sufrir en silencio, es muy fácil reprimir esas liberaciones naturales y desconectarnos cada vez más de los mensajes que contienen.

Cuando a una mujer le vienen ataques de pánico, o llanto o gritos, algo emocional esta saliendo a la superficie para ser procesado.  

Por fuera puede parecer que esa mujer está derrotada, o descontrolada. Sin embargo, lo que está sucediendo es que simplemente se esta permitiendo que tenga lugar un proceso de curación dentro de su cuerpo; el intelecto ha cedido el mando a la sabiduría innata del cuerpo.

Con muchísima frecuencia los médicos recetan medicamentos en estos casos, causando en consecuencia que el proceso natural de curación de la mujer pueda quedarse estancado durante meses o años.

Lo importante es animarte a permanecer con lo que estás sintiendo, a introducirte en ello y llorar o gritar todo el tiempo que sea necesario, estando presente en forma plena con tu yo más profundo.  Descubrirás que tu cuerpo tiene una forma innata de sanar incluso recuerdos y acontecimientos muy dolorosos de su pasado. 

Cuando estés dispuesta a permanecer con ¨ lo que es ¨ en lugar de huir de ello, serás capaz de resolver experiencias dolorosas que han estado dormidas durante años, robándote la energía. 

Cuando te permites una completa liberación emocional, el cuerpo, la mente y el espíritu se sienten limpios y libres. 

Vuelve la comprensión, enterrada hacía tanto tiempo. 

El sistema energético femenino

Es importante que comprendamos que los pensamientos y emociones afectan al funcionamiento de la energía en el cuerpo femenino.  

Que la localización física de una enfermedad o patología física, es decir donde se produce, tiene un significado psíquico y emocional.  

Existen pautas mentales y emocionales concretas que se relacionan con lugares específicos del cuerpo.  Dicho muy sencillamente, la energía mental y emocional puede volverse física en el cuerpo.

Cuando tenemos un estrés emocional constante no resuelto en un determinado aspecto de la vida, este estrés se registra en nuestras vibraciones como una perturbación que puede manifestarse en forma de enfermedad física. 

Cuando estamos obsesionadas por algo, o nos aferramos a comportamientos o pensamientos autodestructivos, el cuerpo pierde energía vital.  

Cuando nos obsesionamos obstruimos la energía (chi, ki, prana o qi) en un proceso negativo que la desvía de nuestras células, con lo cual se interrumpen los procesos celulares vitales.

Perdemos energía en cualquier situación en la que la ira o el miedo domina nuestra capacidad para avanzar.

Muchas veces no somos consciente de esas pérdidas de energía, pero si continúan sin ser sanadas, la consecuencia suele ser el malestar corporal.

Como sanar las pérdidas de energía:

Para sanar, o mantenernos sanas, es bueno registrar por dónde nos ¨gotea¨ la energía. Un buen momento para hacerlo es por la noche, al acostarnos.

Solo obsérvate:

¿En qué o en quién estas pensando?

¿Quién o qué te preocupa u obsesiona? 

¿Qué pensamientos, emociones, acontecimientos o personas te vienen continuamente a la cabeza?

La mayoría de las obstrucciones de los sistemas vibratorios son de naturaleza emocional. Podemos imaginar el sistema energético como si fuese un río. 

Mientras esta corriente de energía sea sana, y te sientas a gusto contigo misma, hay mucho menos riesgo de enfermedad.

Nuestras emociones suelen quedarse estancadas en la infancia, cuando no se nos permitió experimentarlas plenamente. 

Esas emociones no expresadas ni reconocidas se quedan estancadas energéticamente.  En cambio, las que se expresan y se sienten, simplemente fluyen por el sistema energético sin dejar asuntos (inconclusos) residuales.  

Recuerda,

No debemos esperar a contraer una enfermedad grave para recibir el mensaje que necesitamos cambiar nuestro punto de atracción vibratorio y comenzar a crear salud.

Nadie esta del todo libre del miedo, la ira, la frustración y otras emociones de la vida.

¿Cómo funciona realmente mi cuerpo?

¿Dónde nos perdimos, y cómo reencontrarnos?

Si te preguntara por qué comes, ¿cual sería tu respuesta?

Desde una perspectiva intelectual, es fácil comprender que los seres humanos comen para satisfacer su apetito y sustentar su cuerpo. Algunas personas incluso dirían que comen para estar sanas. Lo que no sabemos es que nuestras elecciones alimentarias son más complicadas de lo que pensamos.
Tomamos unas 200 decisiones al día sobre alimentos basándonos en las emociones, los hábitos, el medio ambiente, quiénes somos, con quién estamos y en la química de los alimentos (los adictivos alimentarios diseñados para que comas más).

La mayoría no hemos aprendido a alimentarnos bien. Aprendimos a través de los anuncios, de nuestras familias, y de nuestros amigos. Comimos siempre lo que nos resultaba conveniente, y probablemente jamás nos enseñaron el funcionamiento de nuestro cuerpo y lo que realmente necesita para estar en paz y equilibrado.


Si te llenas de pensamientos que te hacen sentir mal, y comes alimentos que no te nutren, te estas negando el amor y te estas alimentando con sufrimiento.

Los actos de amor, como intencionar nutrirte con lo que comas, o lo que hagas, pueden ayudarte a asegurar una salud equilibrada, un cuerpo sano, un hogar interno donde sentirte segura y a salvo.
Hay muchos estudios que demuestran que actos de amor como reducir el estrés, hacer ejercicio y mejorar la calidad del sueño afectan positivamente en nuestra digestión; diría yo una de las principales funciones de nuestro cuerpo, sino la más importante.

Veamos solo un instante sobre la digestión y el milagro que realiza el cuerpo para nutrirte:

El sistema digestivo es el único sistema del cuerpo que puede funcionar sin la ayuda del cerebro. El intestino cuenta con su propio sistema nervioso entérico, al que se suela denominar (segundo cerebro).
Es uno de los sistemas más importantes porque a través del sistema digestivo es donde el cuerpo obtiene todos los nutrientes que necesita para tener el mejor aspecto y salud posible.

La misión del sistema digestivo es romper los alimentos que ingerimos para transformarlos en los pilares de la energía, la sanación, el crecimiento, los estados de ánimo positivos y todas las demás funciones que realiza el cuerpo.

Los síntomas relacionados con los problemas digestivos son:

-Alergias o sensibilidades alimentarias
-Artritis
-Colitis ulcerosa
-Diarrea
-Disbiosis Intestinal

– Cansancio y alteraciones de los estados de ánimo

-Dolor abdominal
-Dolor de espalda
-Dolores de cabeza o migrañas
-Enfermedad de Crohn
-Enfermedades autoinmunes
-Esterilidad
-Estreñimiento
-Fatiga
-Gases
-Hinchazón
-Indigestión
-Infecciones bacterianas por hongos
-Problemas de piel
-Reflujo, ardor de estomago o reflujo ácido
-Síndrome de colon irritable
-Síndrome de intestino permeable
-Síndrome premenstrual
-Trastornos de la memoria y del aprendizaje
-Trastornos del equilibrio y en el aparato locomotor
-Trastornos del estado de ánimo (depresión, irritabilidad, etc.)
-Trastornos del sueño

Suficientes temas de salud relacionados sólo con uno de los procesos del cuerpo, no?
Suficientes motivos por los cuales empezar a notar la desconexión con algo tan básico e increíble como tu cuerpo.

Hay sólo una emoción, un hábito y un medio ambiente a cultivar
¨amarte a tí misma¨.

La mujer que se ama a sí misma está preparada para elegir los alimentos
que más le convienen.

En este momento te invito a que pongas una de tus manos en el centro del pecho y la otra en el abdomen.

Respira profundo tres veces.
Díte cuanto te amas, y luego pregúntate si te mereces encontrarte lo mejor posible.

Sea cual sea la respuesta, dí:

¨Estoy dispuesta a liberarme de los patrones que me han llevado a este estado.
Me merezco sanarme. Me merezco el tiempo que necesito para aprender a nutrirme.
Te quiero, cuerpo¨.

Scroll hacia arriba
Selecciona moneda
USD Dólar de los Estados Unidos (US)